Ir al contenido principal
Despacio, Alberto fué quitándole una a una las prendas. Una hilera de luces tenues color ámbar iluminaba el lugar, ahora oculto a las miradas de la gente, mientras aquella silueta iba quedando despojada de sus ropas. Sus manos, diligentes, desabrochaban con cuidado los botones de la blusa uno a uno hasta dejar a la vista aquella piel de tono perfecto. Cuando hubo terminado con la última prenda, retrocedió unos pasos y contempló en silencio el resultado. Cerró los ojos y barajó la infinidad de posibilidades que ahora se mostraban frente a él, sin saber por dónde comenzar. Finalmente abrió los ojos, suspiró y, sonriendo, avanzó hacia ella...

-¡Alberto, carajo! Si no terminas de una vez de vestir a ese maldito maniquí te voy a dejar encerrado en la tienda y a ver quién te saca.

Comentarios

D' Gaviota dijo…
Jajajaja... vaya... Yo que me esperaba un final romántico... =( me defraudó la imaginación...
Me da gusto que escribas Jean, me gusta lo que escribes.
Te Quiero Muchísimo!
Y se te extraña, se extrañan tus letras... cómo es el mundo de materializado que nos quita el tiempo, hasta el tiempo de hacer lo que más nos gusta!
=^^=
Saludos saturnianos!
Nubes de algodón!
Besos de chocolate.
D' Gaviota dijo…
Besitos cubiertos de chocolate, con chispitas de colores!
TQM!!!!
=^^=
PoesisT dijo…
Jean! Muchisimo tiempo de no visitarlo por acá. Genial tu escrito jajaja me causaste una gran sonrisa y carcajaditas (poqe acá están viendo la tele :P) Yo también me imaginaaba un desenlace romántico pero este fué mejor. Recibe un gran abrazototote y las mejores de mis vibras. Te quiero muchísimo! ^.^ Besitos!
Alessa dijo…
JP!

No había entrado a tu blog desde hace rato! Lo actualizaste, pero... lo volviste a abandonar?
D' Gaviota dijo…
Extraño tus letras llenas de chocolate derretido... quiero leer más!!!
Espero que doña inspiración te traiga pronto x estos lares.
Te Quiero!!!
Besos de caramelo!

Entradas más populares de este blog

Te encontré anoche, desprevenida.
Dormías acurrucada bajo una mirada fugaz.
¿Pero, dormías?
El que dormía era yo,
ignorante de la sensación tibia,
de recién nacido que hay entre tus labios.
Ahora busco en cada mirada,
esperando despertar dentro de tu sueño.

Hoy: Cosas que a lo mejor le pasaron a Picasso

Si Dios fuera una mujer

¿Y si Dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si Dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas.

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
para besar sus pies no de bronce,
su pubis no de piedra,
sus pechos no de mármol,
sus labios no de yeso.

Si Dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos SIDA o pánico
nos contagiaría su inmortalidad.

Si Dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos,
sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,
con sus brazos no cerrados,
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles.

Ay Dios mío, Dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería,
qué venturosa, espléndida, imposible,
prodigiosa blasfemia.

-Mario Benedetti (14/09/1920 - 17/05/2009)
Sit terra tibi levis