Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2007

Maiestas

Por un instante fugaz como un latido, los ojos de la niña reflejaron un fulgor incandescente. Frente a ella, el cuerpo exánime del párroco se desplomó sobre las lozas de mármol del coro. Su cabeza, siempre recordaría esa imagen, golpeó el suelo con un sonido seco, con el rostro vuelto hacia donde estaba ella, dejándole ver el sangrante boquete entre los ojos por el que había penetrado la bala destructora. Voces graves y horribles resonaron aquí y allá maldiciendo, acompañadas del insoportable traqueteo de las armas, que retumbaban por todas partes; en un momento se escuchaban detonaciones cerca de la sacristía, después en dirección del altar mayor y luego junto a la puerta… La niña, que permanecía escondida bajo una antigua mesa de roble, cerró los ojos con espanto, y las imágenes terribles de los demonios deformes y furibundos que había visto varias veces pintados en los retablos de la capilla dedicada las ánimas del purgatorio llenaron su mente. Los imaginó de cuerpo entero, grandes…
Henri de Toulouse-Lautrec, Femme à sa toilette, 1896

Cosas que a lo mejor le pasaron a Picasso

A mi abuela

Brindo por ti,
por las horas de gracia
que en lenta procesión
se sucedieron al final.

Por la nota disonante
aunque profunda que
con tu última sonrisa
me obsequiaste.

Por tus besos, tus regaños;
por ser tierra fértil
en que se afianzaron
mis raíces y de donde
nutren su savia mi voz,
mi letra y mi canto.

Brindo, no por aquella
que fuiste al final,
brindo a tu vida,
al principio motor
de tu existencia,
a tu fuerza inigualable
de escollera, refugio
constante de fe,
de amor y dignidad.

Brindo por ti,
mi viejecita...

~JP

Resulta...

Resulta que hoy no escribo...


...vivo.


Marc Chagall, El Muelle de Bercy

Los Ojos de la Memoria

Cristina Pacheco

Mis dos hermanas llevaban seis meses en la capital. Se me habían adelantado para buscar trabajo, acomodo y una escuela donde pudiéramos estudiar la preparatoria. Al despedirnos prometieron llamarme en cuanto hubieran conseguido sus metas.Ya habían emigrado casi todos los jóvenes y sin la compañía de mis hermanas el pueblo me resultaba aún más asfixiante. Aunque me doliera abandonar a mi madre, esperaba las noticias que me permitirían viajar a la gran ciudad.Varias veces mis hermanas y yo intentamos convencer a mi madre de que nos acompañara: "¿Para qué se queda solita en este pueblo horroroso?" Su respuesta fue invariable: "Para velar por la memoria de nuestros muertos". Se refería a mis abuelos y a mi padre.IICada vez que sonaba el teléfono iba a contestarlo con la esperanza de que fuera alguna de mis hermanas. Un día, muy temprano, escuché una voz desconocida: "¿Puedo hablar con la señora Inés?" Me sorprendió la cordialidad de la convers…
Paul Gauguin (1848-1903)
Ia Orana, Maria (Yo te saludo, María)

Cuando estuve en el mar era marino...

Cuando estuve en el mar era marino
este dolor sin prisas.
Dame ahora tu boca:
me la quiero comer con tu sonrisa.

Cuando estuve en el cielo era celeste
este dolor urgente.
Dame ahora tu alma:
quiero clavarle el diente.

No me des nada, amor, no me des nada:
yo te tomo en el viento,
te tomo del arroyo de la sombra,
del giro de la luz y del silencio,

de la piel de las cosas
y de la sangre con que subo al tiempo.
Tú eres un surtidor aunque no quieras
y yo soy el sediento.

No me hables, si quieres, no me toques,
no me conozcas más, yo ya no existo.
Yo soy sólo la vida que te acosa
y tú eres la muerte que resisto.

~Jaime Sabines
Permite que te sueñe una vez más
en las volutas efímeras de la noche.
Deja que en mi dintel se posen
las negras alas de tu frente
y para siempre el eco de tu risa
cascabeleando suave su alegría.

~JP

De vuelta a las andadas...

Ebbene, después de ponerme a buscar un rato posibles soluciones para re-crear las galerías de arte que perdí con mi página de msn, me alegro de anunciar a mis escasos pero buenos lectores que éstas estarán disponibles una vez más, ahora alojadas en flickr.com. Como bien pueden imaginar, volver a subir las chorrocientas imágenes que conformaban el total de las más de cuarenta galerías que fui armando a lo largo de más de un año me va a tomar tiempo, pero poco a poco éstas irán apareciendo. Por el momento pueden visitar las dedicadas a Remedios Varo (sí, saben que no podía faltar) y a Miguel Angel. Próximamente estarán disponibles las de Picasso, Dalí y Tolouse-Lautrec. Como siempre, sus sugerencias para la inclusión de nuevas galerías o sus contribuciones con imágenes son bienvenidas (también se aceptan cheques, transferencias bancarias, joyas y demás donaciones en especie).

~JP
Escondida tras el invierno
te encontré sombra silvestre
felina
insospechada
amazona
¿Te buscaba? No sé
la lluvia no repara en capas
bastones ni sombreros
eppur, chiove
ahora eres sol
sílabas húmedas
redondas
gota de sed para mis años
de amor de fuego de ti
y tú que no sabías
y yo que lo ignoraba
la certeza golpeó de lleno
en nuestros rostros

~JP

Gitana y Arlequín

Gitana y Arlequín, originally uploaded by jeanpca. ¡Saludos!
Me he dado a la tarea de ir reconstruyendo aquellas galerías que me borraron en el ahora difunto "Through The Looking-Glass". Para quienes deseen acceder a las imágenes que poco a poco vaya subiendo, pueden encontrarlas en mi cuenta de Flickr.com. Aquí les dejo una imagen de las primeras etapas de mi querida Remedios Varo. Enjoy!
Amedeo Modigliani, Retrato de Jeanne Hébuterne