Ir al contenido principal

Cuentos mínimos




El rayo que cayó dos veces en el mismo sitio


Hubo una vez un rayo que cayó dos veces en el mismo sitio; pero encontró que ya la primera había hecho suficiente daño, que ya no era necesario, y se deprimió mucho.

-Augusto Monterroso, Fábulas

Sueño #117: Naufragio

¡Arriad el foque!, ordena el capitán. !Arriad el foque!, repite el segundo. !Orzad a estribor!, grita el capitán. ¡Orzad a estribor!, repite el segundo. ¡Cuidado con el bauprés!, grita el capitán. ¡El bauprés!, repite el segundo. ¡Abatid el palo de mesana!, grita el capitán. ¡El palo de mesana!, repite el segundo. Entretanto, la tormenta arrecia y los marineros corremos de un lado a otro de la cubierta, desconcertados. Si no encontramos pronto un diccionario, nos vamos a pique sin remedio.

-Ana María Shua, La Sueñera

La naparoia

Los pacientes atacados de naparoia sienten la extraña sensación de que nadie los persigue, ni está tratando de hacerles daño. Esta situación se agrava a medida que creen percibir que nadie habla de ellos a sus espaldas, ni tiene intenciones ocultas. El paciente de Naparoia finalmente advierte que nadie se ocupa de él en lo más mínimo, momento en el cual no se vuelve a saber de él, porque ni siquiera puede lograr que su siquiatra le preste atención.

-Luis Britto García, Nuevas Formas De Locura

Comentarios

Cristina dijo…
:) gracias por la alegría.
Saludos
Blue
El de la Shua es buenísimo. Maravillosa la manera en que sale del texto para dar la vuelta de tuerca a la verosimilitud. El extrañamiento que surge de ahí es genial, y no llega a ser efectista.

A ver pa cuando escribimos así =(

Ja.

Wen día.

Entradas más populares de este blog

Si Dios fuera una mujer

¿Y si Dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si Dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas.

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
para besar sus pies no de bronce,
su pubis no de piedra,
sus pechos no de mármol,
sus labios no de yeso.

Si Dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos SIDA o pánico
nos contagiaría su inmortalidad.

Si Dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos,
sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,
con sus brazos no cerrados,
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles.

Ay Dios mío, Dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería,
qué venturosa, espléndida, imposible,
prodigiosa blasfemia.

-Mario Benedetti (14/09/1920 - 17/05/2009)
Sit terra tibi levis
Te encontré anoche, desprevenida.
Dormías acurrucada bajo una mirada fugaz.
¿Pero, dormías?
El que dormía era yo,
ignorante de la sensación tibia,
de recién nacido que hay entre tus labios.
Ahora busco en cada mirada,
esperando despertar dentro de tu sueño.

Gitana y Arlequín

Gitana y Arlequín, originally uploaded by jeanpca. ¡Saludos!
Me he dado a la tarea de ir reconstruyendo aquellas galerías que me borraron en el ahora difunto "Through The Looking-Glass". Para quienes deseen acceder a las imágenes que poco a poco vaya subiendo, pueden encontrarlas en mi cuenta de Flickr.com. Aquí les dejo una imagen de las primeras etapas de mi querida Remedios Varo. Enjoy!