Ir al contenido principal
Ven, une tu voz a mi vida.
Desterremos de una vez la sombra
insomne de la incertidumbre.
Llena de madreselvas mis ruinas,
hoy desiertas de poesía.

Lo ignoras, pero desde siglos
te he esperado, paciente,
en cuclillas junto a la orilla del tiempo.
Déjame que te fleche, suave cierva,
para amarte como odian los dolidos;
para elevarte como hacen los ascetas
con su fe de musgo desteñido.

Hoy se me ocurre que puedo atraparte,
hacerte mía con un deseo ferviente.
Mía, como aquella costilla que añoro
desde el lejano principio de mis tiempos
y que me duele siempre, en esta espera
cruel en que hoy dormito.

Y en tanto, tú vives, respiras, deambulas
por el mundo; haciendo tuyos lo árboles,
el pasto, la tarde...

¡Qué injusticia!

Comentarios

Anónimo dijo…
vaya q inspirado! no es para menos con tan impetuosa imagen! muy elocuenet poesía! =D

Entradas más populares de este blog

Te encontré anoche, desprevenida.
Dormías acurrucada bajo una mirada fugaz.
¿Pero, dormías?
El que dormía era yo,
ignorante de la sensación tibia,
de recién nacido que hay entre tus labios.
Ahora busco en cada mirada,
esperando despertar dentro de tu sueño.

Hoy: Cosas que a lo mejor le pasaron a Picasso

Si Dios fuera una mujer

¿Y si Dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si Dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas.

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
para besar sus pies no de bronce,
su pubis no de piedra,
sus pechos no de mármol,
sus labios no de yeso.

Si Dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos SIDA o pánico
nos contagiaría su inmortalidad.

Si Dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos,
sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,
con sus brazos no cerrados,
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles.

Ay Dios mío, Dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería,
qué venturosa, espléndida, imposible,
prodigiosa blasfemia.

-Mario Benedetti (14/09/1920 - 17/05/2009)
Sit terra tibi levis